VIII Congreso Internacional de Lingüística Misionera

Lo sentimos, pero esta convocatoria ya no se encuentra disponible. Déjanos tu correo electrónico para avisarte si esta convocatoria se repite

Los vocabularios y gramáticas coloniales de las lenguas amerindias elaborados por los religiosos son el resultado de un esfuerzo orientado a cubrir necesidades pedagógicas y pastorales, en el que, como bien se sabe, la descripción lingüística no constituye un fin en sí mismo sino más bien un instrumento construido para satisfacer las necesidades señaladas. Parte constituyente del proyecto evangelizador son las distintas manifestaciones discursivas vinculadas con los afanes misioneros. Ello implica, desde luego, una dimensión social y comunicativa, que buscó ser atendida no solo por un cuerpo textual que codificó las lenguas aborígenes en diccionarios y gramáticas, sino que también procuró garantizar la transmisión de la fe cristiana por medio de textos religiosos, doctrinales, confesionarios y sermonarios.

Principalmente durante los siglos XVI y XVII, asistimos a un rico periodo de producción gramatical y léxica, que exigió que los religiosos meditaran sobre la variedad de la lengua que describían, y que siguieran un modelo léxico y gramatical de codificación que, como bien se sabe, se apoyó fuertemente en la tradición latina. Ello condicionó el modo de aproximación a la comprensión del funcionamiento de estas lenguas. Ya lo decía Santo Tomás (1560) para la lengua quechua, que estaría “encerrada debajo de las reglas y preceptos de la latina” (Prologo a Felipe II, Grammatica). Es bajo estos moldes que se examinan lenguas tipológicamente distintas de las del tronco latino con las que los religiosos estaban familiarizados, en una actividad que se debate entre la aplicación de los modelos tradicionales y la innovación que reclaman la descripción y el conocimiento de la realidad novedosa.

Los misioneros se enfrentaron también a la tarea de adecuar las lenguas amerindias tanto a la expresión de las verdades cristianas como a las exigencias de la escritura. Las decisiones ortográficas y estilísticas se discuten muchas veces en los paratextos de los textos pastorales, y encuentran grados variables de éxito a través de la textualidad misionera.
Nuestro congreso acogerá los problemas de Lingüística Misionera que se inscriban dentro del marco histórico general descrito líneas arriba. Al igual que en otras oportunidades, se recibirán con gusto contribuciones sobre otros ámbitos de la Lingüística Misionera distintos de los contemplados principalmente en esta oportunidad. Estas podrán ocuparse de otras áreas geográficas (China, Japón, África, etc.) y periodos temporales posteriores (hasta el siglo XIX).

Cronograma

  •  Periodo de inscripción: del 20 de enero al 25 de marzo del 2014.
  •  Fecha del congreso: del 25 al 28 de marzo del 2014.

Inversión

  • Participantes con ponentes: S/ 280
  • Participantes sin ponentes: S/ 225

 

Organizado por

  • 1

Descargas